Pasear por el mágico Barrio de las Letras, empaparse del ambiente de las calles de Chueca o salir a descubrir cada bar de Malasaña es un plan que Madrid ofrece a todo aquel dispuesto a descubrir los encantos de los barrios de la capital. ¿Conoces los secretos que esconden?

Cada rincón de Madrid posee algún monumento o lugar extraordinario donde perderse. Reserva cualquier tarde de los últimos días del verano o aprovecha si estás de turismo por las calles madrileñas para que estos cinco barrios te sorprendan:

 

  • El barrio de la movida de los años 80, Malasaña, tiene de todo, especialmente mucha vida. Las tiendas de segunda mano se mezclan con los bares y restaurantes, a cada cual más singular y moderno. Sus calles, llenas de gente joven, son el plan perfecto para pasar un día de domingo en las terrazas y ver pasar a los vecinos de la zona que son de lo más variopinto de Madrid.
  • La zona de Chueca es popular por su ambiente nocturno y por ser el barrio de la diversidad. Es todo un referente para la comunidad LGTB porque en estas calles nació la libertad, la tolerancia y el respeto hacia el colectivo gay.
  • En pleno centro de la capital, el barrio de las Letras debe su nombre a todos aquellos ilustres literatos del Siglo de Oro que vivieron en esta zona madrileña. Cervantes, Quevedo, Lope de Vega o Tirso de Molina se inspiraban en las calles donde ahora relucen cultura e historia. Además, presta mucha atención donde pisas porque puede que encuentres alguna frase de estos grandes autores impresa en el suelo.
  • El barrio de Salamanca es puro lujo. De sus calles llama la atención la perfección de las fachadas, la calidad arquitectónica y el estilo de sus viandantes, que se mimetiza con las caras tiendas de moda y complementos reconocidas a nivel mundial que se extienden por esta zona de Madrid.
  • El epicentro de la capital es, sin duda, el barrio de Sol y la zona de Callao, pues sus calles son las más concurridas por los turistas que visitan la capital. Los alrededores de la Puerta del Sol y la Gran Vía madrileña ofrecen un sinfín de actividades a todo aquel que se acerca a conocer la ciudad. Los monumentos más representativos como son el Kilómetro 0 o el famoso Reloj de la Puerta del Sol se encuentran en este barrio donde no falta de nada: teatros, tiendas, bares y restaurantes. ¿Qué más se puede pedir?